Cómo mejorar el clima laboral de tu equipo

Cómo mejorar el clima laboral de tu equipo

La dinámica propia de la actividad laboral sumada a la intervención emocional de las personas, hace que en ocasiones el clima laboral de tu equipo sea un verdadero infierno. No sólo difícil de manejar sino además perjudicial para el desarrollo evolutivo de cualquier equipo de trabajo.

Los ambientes tensos son sin dudas las fuentes más grandes de deserción e incumplimiento laboral, que en la mayoría de los casos puede ser resuelto con acciones simples, pero con alto poder emocional y neurolingüístico. Puesto que lo más difícil de una situación conflictiva no es llegar al punto de reflexión, sino retomar el camino hacia la reconciliación cuando la confianza parece haberse esfumado.

¿Será mi culpa? ¿Fui muy duro? ¿Me expresé correctamente? ¿Y ahora qué hago? Son las principales dudas a las que se enfrenta un líder a la hora de hacer frente a un clima laboral tenso, en especial si es un líder joven, dado que la mayor responsabilidad sobre la armonía e integración del equipo caen directamente sobre él y su liderazgo. En contraparte los empleados asumen posiciones variadas que van desde lo comprensivo hasta el punto trivial “todos odiamos a nuestros jefes” como una verdad irrefutable.

Llegar a este punto es verdaderamente fácil, pero salir de él, ¿por qué no puede ser igual de fácil?

Responderé antes de llegar al penúltimo párrafo: Porque implica un alto grado de auto-reconocimiento y paz. Sí, así de zen es el asunto. Te explico: Cuando una persona cualquiera se expresa en positivo, pero sus sentimientos y emociones no lo están, infunden en los demás desconfianza, pero si esta persona cualquiera es tu jefe o eres tú ¿cómo decirle a un buen empleado que su trabajo es un verdadero éxito, si realmente no lo crees, ni lo sientes? Se convierte en una acción muerta.

Ahora, no estoy aquí para convertirme en tu psicólogo, sino para ayudarte a profundizar y encontrar el camino para mejorar el clima laboral de tu equipo de trabajo, y para eso tengo varios tips bajo la manga:

Escalera del reconocimiento

 En realidad es una técnica combinada, muy útil para cualquier situación y consiste en crear cuatro cimientos con los valores más prominentes del equipo, y sobre esos cimientos crear una red de escalones con otros valores y fortalezas del equipo que lo convierten en una pieza única e invalorable de la empresa.

En cada escalón se colocan acciones concretas en las que se traduce el valor señalado. Por ejemplo: Si el primer peldaño de su escalera es Respeto, pues respeto puede ser aceptar la opción de los demás con buena actitud así no la compartas, reconocer las fortalezas y limitaciones de los demás sin querer cambiarlos, y así las opciones que vengan a la mente.

Lo ideal es que en una lluvia de ideas se creen y llenen los peldaños, identificados con colores claros para que en la mente de todos se creen y fortalezcan estos rasgos, que irán subiendo poco a poco, creando en la mente la sensación de crecimiento y evolución que el ser humano necesita para sentirse pleno y feliz.

Actividades sorpresas

 Está comprobado que la serotonina o la hormona de la felicidad interfiere en los procesos creativos y motivacionales. A veces los ambientes laborales sólo necesitan una dosis elevada de serotonina para que las cosas tomen nuevamente su curso, y para ello puede realizar actividades deportivas o recreativas que involucren el movimiento físico y el trabajo en equipo. Ya sea un maratón de juego de video (ideal para oficina) o competencias en espacios abiertos o simplemente buscar objetos dentro de las áreas comunes para optar por premios. Pero en definitiva póngalos en movimiento.

Desafío al intelecto

Laboralmente y en buenos términos. El desafío laboral incrementa el deseo competitivo, un deseo vivido que hay que saber canalizar el pro de la unión de los grupos y que al final debe reconocer el esfuerzo, empeño y dedicación de todas las partes. Se trata de una actividad que motive, que impulse a las personas a creer que sí pueden y que cuentan con el apoyo de su líder y compañeros de trabajo, dando espacios para el protagonismo propio de cada miembro del equipo desde sus particularidades.

Evite separar a las personas que tengan alguna diferencia, por el contrario promueva la integración de ambas, pues siempre van a existir puntos donde convergen y se complemente y eso debe quedar claro tanto para ellos como para todos los miembros del equipo.

Siempre dedique un momento para reconocer las fortalezas de cada miembro del equipo de manera única. Así alienta al subconsciente cuando se sienta abatido, le recuerda que tiene aspectos que compensan sus malos días.

Recuerde, la mentalidad humana es frágil, pero sumamente maravillosa si se refuerzan los propios valores, se estimula la creatividad, se crean ambientes de mejoramiento y reconocimiento de las propias capacidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.