Empresas socialmente responsables evitan ser en cómplice del delito

La mayoría de los empresarios suelen evitar denunciar legalmente a un empleado deshonesto porque temen perder tiempo y dinero en el proceso. Además muchos son escépticos ante el concepto de justicia. Y aunque es un tema ampliamente debatible, la justicia panameña ha optimizado sus sistemas y han admitidos nuevas autoridades, en pro de mejorar el sistema.

Pero ¿qué tiene que ver esto con convertirse en cómplice de un delito?  Simplemente todo. Cuando una compañía que se limita reaccionar frente a un empleado deshonesto dando por terminada su relación laboral, sin más.  Libera al mercado laboral un empleado conflictivo, que potencialmente puede cometer el mismo delito en la próxima empresa que lo contrate. Por tanto una situación de fraude, o deshonestidad por parte de un empleado debe conllevar un antecedente penal.

Sin un antecedente penal, las empresas panameñas estarían contratando a ciegas posibles estafadores y ladrones. Propiciando situaciones que arruinarían el mercado laboral panameño o perjudicaría la procedencia cultural de los candidatos, puesto que los rumores y las diferencias sociales viajan a una velocidad distinta.

Herramientas para el equipo de RRHH

Parte de la responsabilidad social de las empresas es evitar que este tipo de situaciones se repitan levantando un antecedente penal a empleados que hayan realizado acciones ilegales. De esta manera, quien los contrate nuevamente sabrán si puede o no confiarle una labor específica.

Desde el 2010 la Asamblea Nacional de Panamá le permite nuevamente a los reclutadores solicitar el récord policivo de los empleados, a fin permitir que el trabajo de investigación del reclutador sea completo y pueda evaluar los antecedentes legales de un empleado de forma objetiva, luego que fuese anulado por restarle oportunidades laborales a las personas que habían concluido satisfactoriamente un proceso de rehabilitación. Esta solicitud permite realizar una captación con cierto margen de conciencia sobre el empleado.

Adicionalmente las empresas cuentan con el Código de trabajo, las otras normas de tipo legal y los reglamentos internos de la empresa, para regir con claridad ante una situación de fraude, robo o deshonestidad laboral.

Segundas oportunidades

Las personas, como ser humanos, son susceptibles a cometer errores, y esto no significa que no puedan ser reinsertados en el mundo laboral, o brindarsele una segunda oportunidad. Sin embargo, la única forma de garantizar que no exista la reincidencia, es aplicando las sanciones correspondientes a las faltas, de los contrario este tipo de situaciones aumentan.

Desde Panama Outsourcing S.A propiciamos la reinserción laboral a empleados cuyas faltas no interfieran una nueva actividad laboral, ponderando sus antecedentes en relación con las responsabilidades a ocupar, en tal sentido un empleado con antecedentes de lesiones personales (peleas o disputas) puede desarrollar labores mecánicas, contables o de sistemas sin ningún riesgo.  

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.